Acusan privatización de las playas locales

BENJAMÍN PACHECO/El Vigía

Debido a la privatización de las costas mexicanas y sus accesos, problemática que se repite de manera sistemática a lo largo del país, un grupo ciudadano documenta y denuncia este fenómeno en el puerto de Ensenada.

La iniciativa identificada como “Conspiracionistas de Ensenada” señala cómo es cada vez más difícil acceder en forma libre a las playas, debido a que muros de hoteles, casas y empresas obstaculizan el paso pese a las leyes federales.

El Vigía contactó a promotores de este movimiento que busca “un acceso libre y digno a las playas de Ensenada”, para lo que piden un diálogo entre la gobernadora Marina del Pilar Ávila Olmeda, el alcalde Armando Ayala Robles, y los legisladores Claudia Josefina Agatón Muñiz y Armando Ayala Robles, con los propietarios de hoteles, empresas y propiedades privadas.

“Para llegar a un pronto acuerdo para hacer valer el derecho de todos los mexicanos, a un libre y digno acceso a las playas, estipulado en la Ley General de Bienes Nacionales, reformada el 21 de octubre de 2020”, según puntualizaron.

Luego, refirieron los artículos 8, 119, 127 y 154, de la ley citada, mismos que -en resumen- plantean que los accesos a las playas marítimas y zona federal marítimo terrestre contiguas, no podrán ser inhibidos, restringidos, obstaculizados o condicionados, además de contar con una franja de veinte metros de ancho de tierra firme, transitable y contigua a las mismas.

También que, en caso de que no existan vías públicas o accesos, los propietarios de los terrenos colindantes deberán permitir la entrada y convenirla con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, así como las multas de 3 a 12 mil UMAs a quienes lo impidan.

CASOS ESPECÍFICOS
Además de las cuestiones legales, “Conspiracionistas de Ensenada” ha documentado con testimoniales y fotografías la dificultad para la ciudadanía de llegar a la playa.

Citan el ejemplo de la zona Stacks, en El Sauzal, donde solo se puede acceder a través de un invernadero y dentro del horario de atención al público.

En su investigación, acusaron que una empresa parece lanzar sus descargas de agua y contamina el mar, y que se construye un tubo de desagüe sin aparente regulación.

Otro caso es el de Quintas Papagayo, donde no existe un acceso de servidumbre a la zona de Playitas. “Y no permiten atravesar por su propiedad. Y así, privatizaron una playa”, según señalaron.

Por último, cómo la construcción de un muro, frente al hotel El Sausalito, podría dejar obstaculizadas unas escaleras que permiten acercarse al mar, aunque los responsables aseguraron que la obra respetará el paso de servidumbre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!